Si eres una persona normal, es probable que no te gusten las agujas. Pero la última tendencia de belleza incluye unas cuantas agujas que te pinchan en la cara. Así es. Las microagujas, que prometen reducir la apariencia de cicatrices por acné y las estrías, entre otros problemas de la piel, han ganado mucha popularidad en el área de tratamientos faciales.

La técnica de microagujas es muy poco invasiva y consiste en un montón de agujitas pequeñitas que pinchan la piel y crean microheridas, lo que aumenta la producción de colágeno y elastina, por lo que la piel empieza a repararse a sí misma.

Quienes pueden usar las microagujas

Cualquiera que pretenda mejorar la apariencia de su piel, prevenir los signos de envejecimiento, tratar la pigmentación o las arrugas o eliminar las cicatrices del acné o las estrías, es un excelente candidato. Aún así, hay limites: solo funciona en cicatrices y estrías superficiales, así que si tienes daños muy profundos, no verás resultados.

Si tu piel está infectada, inflamada o si tienes eczema o lesiones de acné sin curar, no es recomendable someterse a este tratamiento. ¿Por qué? Porque las microagujas pueden extender las bacterias por toda tu piel y causar una infección aún peor. ¿Quieres hacerlo tú mismo en casa? 6546543444

¿Qué tan doloroso es?

Aunque cada quien tiene un nivel de tolerancia al dolor diferente, la mayoría de los expertos describen la sensación de las microagujas como “una incomodidad tolerable”. Por lo general, puede hacerse sin ningún tipo de anestesia. Generalmente no se presenta dolor en agujas menores a .5 milímetros. Sin embargo, la piel se irrita después del procedimiento.

LEAVE A REPLY